LOS 8 HÁBITOS MAS FUERTES PARA PREVENIR EL CÁNCER DE MAMA.

LOS 8 HÁBITOS MAS FUERTES PARA  PREVENIR EL CÁNCER DE MAMA.

LOS 8 HÁBITOS MAS FUERTES PARA PREVENIR EL CÁNCER DE MAMA.

Más de 265,000 mujeres son diagnosticadas con cáncer de mama cada año. Sin embargo, no todas las mujeres tienen el mismo riesgo de desarrollar cáncer de mama durante su vida. Los estudios han demostrado que ciertos factores, llamados factores de riesgo, aumentan la probabilidad.

¿Quieres conocer cuáles son principales factores que te pueden poner en riesgo para padecer cáncer de mama? Conócelos y Protégete.

Factores de riesgo

Mayor edad:  el principal factor de riesgo para el cáncer de mama en la mayoría de las mujeres es la edad avanzada. La incidencia del cáncer de mama aumenta bruscamente con la edad a partir de los 45 a 50 años.

Peso: el  aumento de peso y la obesidad se asocian con un mayor riesgo de cáncer de mama durante la menopausia.

Antecedentes personales de cáncer de mama : las  mujeres con antecedentes de cáncer en una mama tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer en la otra mama.

Antecedentes familiares:  La historia familiar es un factor de riesgo importante para el cáncer de mama, aunque una historia de cáncer de mama que implica un pariente de primer grado (por ejemplo, madre, hermana o hija) sólo se informó en un 20 por ciento de las mujeres con cáncer de mama. En general, menos del 10 por ciento de todos los cánceres de mama están asociados con mutaciones genéticas hereditarias. Para ese pequeño grupo de cánceres de mama causados ​​por mutaciones genéticas, BRCA1 y BRCA2 son los más comunes. Para las mujeres con una mutación BRCA1 o BRCA2, el riesgo de cáncer de mama durante toda la vida varía de 40 a 70 %

Terapia hormonal para la menopausia : el uso a  largo plazo de la combinación de estrógeno y progestina por vía oral (por ejemplo, durante cinco años o más) en mujeres de 50 a 79 años de edad aumenta el riesgo de cáncer de mama en una mujer, así como enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares y coágulos en las piernas.

Anticonceptivos orales: muchos estudios han documentado que los anticonceptivos orales no están claramente asociados con un mayor riesgo de cáncer de mama.

La edad en el momento de la menstruación comienza y en la menopausia:  tanto una edad más temprana cuando comienza la menstruación como una edad posterior al inicio de la menopausia aumentan el riesgo de cáncer de mama. Esto probablemente se deba a la exposición más prolongada al estrógeno en la vida de una mujer.

Embarazo y lactancia : las  mujeres que nunca han dado a luz tienen más probabilidades de desarrollar cáncer de mama que las mujeres que han dado a luz varias veces. Además, cuanto más joven es una mujer en su primer embarazo a término, menor es el riesgo de cáncer de mama. También se ha encontrado que la lactancia materna a largo plazo es protectora contra el desarrollo de cáncer de mama.

Inactividad física: El ejercicio físico parece proteger contra el cáncer de mama tanto en mujeres premenopáusicas como posmenopáusicas.

Fumar:  tanto el tabaquismo pasivo como el tabaquismo se han asociado con un mayor riesgo de cáncer de mama, especialmente entre las mujeres premenopáusicas. Este riesgo está asociado con el inicio temprano, la duración más prolongada y / o mayores años de consumo de tabaco.

Alcohol:  existe una relación significativa entre el consumo de alcohol y un mayor riesgo de cáncer de mama, que comienza con el consumo de alcohol tan bajo como tres bebidas por semana. El riesgo parece aumentar con un mayor consumo de alcohol y aditivos con el uso de la terapia hormonal para la menopausia. No parece haber una diferencia por tipo de alcohol (vino versus cerveza versus licor).

Patrón dietético:  algunos estudios han demostrado que el alto consumo de una dieta compuesta principalmente de frutas y verduras resultó en un menor riesgo de cáncer de mama.

La ingesta de grasas: Una asociación entre el consumo elevado de grasas en la dieta y el cáncer de mama se ha visto en algunos estudios, aunque el efecto global parece pequeño.

Consumo de carne roja:  comer más de cinco porciones de carne roja por semana puede estar asociado con un mayor riesgo de cáncer de mama.

Turno de noche de trabajo: trabajo de turno de noche es reconocido por la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer y la Organización Mundial de la Salud (IARC / OMS) como un probable carcinógeno. Las mujeres que trabajan por la noche tienen un mayor riesgo de cáncer de mama en comparación con las mujeres que no hacen turnos de noche. La razón principal para esto sigue en estudio, pero puede estar vinculada a la hormona melatonina, que normalmente se produce en la noche.

Factores diversos: los  organoclorados incluyen bifenilos policlorados (PCB), dioxinas y pesticidas organoclorados como el diclorodifeniltricloroetano (DDT) que se han investigado. Estos compuestos son estrógenos débiles, altamente lipófilos y son capaces de persistir en los tejidos corporales durante años. Sin embargo, no se ha demostrado una asociación con el cáncer de mama. Además, los implantes mamarios cosméticos, los campos electromagnéticos, las mantas eléctricas y los tintes para el cabello no se han asociado con el riesgo de cáncer de mama.

REDUCIR EL RIESGO DE CÁNCER DE MAMA: Aunque la mamografía no reduce el riesgo de desarrollar cáncer de mama, la detección disminuye significativamente el riesgo de morir de cáncer de mama.

8 Cambios en el estilo de vida que te protegen contra el cáncer.

  1. Planificación del primer parto antes de los 30 años.
  2. Amamantar durante al menos seis meses.
  3. Evitación o duración limitada del uso de la terapia hormonal para la menopausia.
  4. Evitar o dejar de fumar.
  5. Limitar el consumo de alcohol.
  6. Mantenimiento de un peso saludable.
  7. Limitación del trabajo nocturno por turnos.
  8. Adoptar un estilo de vida físicamente activo. Esto debe incluir al menos 150 minutos de actividad semanal de intensidad moderada, 75 minutos de actividad semanal de intensidad vigorosa o al menos algo de actividad física por encima de la rutina habitual, además de limitar el comportamiento sedentario.

Autor: Wendy Y Chen, MD, MPH

Recuerda que puedes enviarnos tus dudas por mensaje de Facebook.  Para más información no olvides seguirnos en nuestras redes sociales:

Página de Facebook: NacerseMX

Instagram: Nacerse.Salud.Sexualidad

Te invitamos a leer el siguiente artículo:

LAS RAZONES POR LAS CUALES DEBES DE REALIZARTE UNA MAMOGRAFÍA DESPUES DE LOS 40 AÑOS.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *