Llámanos 01 33 1205 2795
Síguenos:
Cuando el sexo se vuelve peligroso: Entérate de cómo cuidarte y evitar riesgos

Cuando el sexo se vuelve peligroso: Entérate de cómo cuidarte y evitar riesgos

Tu salud sexual es muy importante, es por ello que en el siguiente artículo podrás encontrar los siguientes temas ¡La información es poder!

  • Qué son las infecciones de transmisión sexual (ITS)
  • Cómo se adquieren
  • Pruebas de detección
  • Síntomas que debo observar
  • Cómo puedo prevenirlas

¿Qué son las infecciones de transmisión sexual?

Las infecciones de transmisión sexual, a menudo llamadas ITS, son infecciones que podemos contraer durante las relaciones sexuales. También se denominan enfermedades de transmisión sexual o ETS. Algunas ITS son causadas por bacterias y otras son causadas por virus.

 

Te mostramos las ITS más comunes, que son:

  • Clamidia.
  • Gonorrea.
  • Micoplasma genital.
  • Herpes genital, también llamado “virus del herpes simple” o “VHS”.
  • Verrugas genitales, también llamadas “virus del papiloma humano” o “VPH”. Algunos tipos de VPH pueden causar cáncer de cuello uterino en las mujeres.
  • Hepatitis B
  • Sífilis
  • Tricomoniasis.
  • Virus de inmunodeficiencia humana, también llamado “VIH”: este es el virus que causa el SIDA.

¿Pero y cómo podemos adquirirlas?

Muy bien, pues muchas de estas infecciones pueden transmitirse a través de cualquier tipo de sexo. Eso incluye no solo el sexo vaginal o anal, sino también el sexo oral y otros tipos de juegos sexuales. El VIH y la hepatitis B también se pueden transmitir de otras maneras, como la exposición a fluidos corporales.

La hepatitis A y la hepatitis C son otros tipos de virus de hepatitis. Por lo general, se transmiten de otras maneras, pero también se pueden transmitir a través del sexo.

¿Qué es la detección de las ITS y cuándo realizarla?

El examen de detección de ITS incluye una serie de pruebas que los médicos usan para determinar si una persona tiene alguna ITS. A menudo no causan ningún síntoma, y pudieran no saberlo. Eso es lo que hace que la detección sea tan importante.

Los médicos recomendamos que las personas que corren el riesgo de contraer ITS se realicen un examen, incluso si no tienen síntomas y se sienten bien. 

Existen diferentes tipos de pruebas que detectan diferentes infecciones. Muchas ITS se pueden encontrar a través de un análisis de sangre u orina, o bien si decides hacerte un examen de detección de ITS, tu médico te ayuda a determinar qué pruebas específicas necesitas.

¿Quién o quiénes deben de ser examinados para la detección de las ITS?

Las diferentes pruebas de detección son apropiadas para diferentes personas, dependiendo de tus hábitos de género y sexo.

  1. Todos los hombres y mujeres (incluidos los adolescentes) deben hacerse la prueba de detección de VIH al menos una vez.
  2. Todas las niñas y mujeres menores de 25 años que hayan tenido relaciones sexuales deben someterse a pruebas de detección de gonorrea y clamidia todos los años.
  3. Las mujeres mayores de 25 años que tienen relaciones sexuales con más de una pareja y no usan condones deben someterse a pruebas de detección de gonorrea y clamidia todos los años.
  4. Los hombres que tienen sexo con hombres deben someterse a pruebas de detección de VIH, sífilis, clamidia y gonorrea al menos una vez al año. Esto debería implicar la prueba de cualquier parte del cuerpo que pueda estar infectada, incluido el recto. Los hombres que tienen sexo con hombres también deben someterse a pruebas de detección de hepatitis A, B y C al menos una vez.
  5. Las mujeres embarazadas deben someterse a pruebas de detección de sífilis, VIH y hepatitis B. También deben realizarse pruebas de detección de clamidia y gonorrea si son menores de 25 años o tienen relaciones sexuales con más de una pareja. Es posible que algunas mujeres embarazadas también necesiten ser examinadas para detectar otras infecciones dependiendo de sus hábitos sexuales.
  6. Los hombres y las mujeres que están infectados con el VIH deben someterse a pruebas de detección de hepatitis A, B y C. al menos una vez También deben realizarse pruebas de detección de sífilis, clamidia y gonorrea al menos una vez al año. Las mujeres infectadas con el VIH deben someterse a pruebas de detección de tricomonas al menos una vez al año. Los hombres que están infectados con el VIH y que tienen relaciones sexuales con hombres con VIH deben someterse a un examen de hepatitis C al menos una vez al año.

La lista anterior incluye algunas pautas generales, pero algunas personas pueden necesitar otras pruebas de detección según sus hábitos sexuales y otros factores. Si no estás seguro si debes hacerte una prueba de detección y qué, consulta a tu médico o ginecóloga.

¿Qué síntomas debo observar para ver si tengo una ITS?

En general, debemos de tener cuidado con cualquier picazón, ardor, úlcera o secreción genital. Pero hay que tener en cuenta que muchas ITS no causan ningún síntoma. La mejor manera de saber con certeza si se tiene una ITS es hacerse un examen.

¿Qué pasaría, si tuviese una ITS?

Si se tiene una ITS, se necesitarán tratamientos. El tratamiento adecuado dependerá del tipo de ITS que se tenga. Se puede incluir antibióticos o medicamentos llamados antivirales, que combaten los virus. El tratamiento puede curar la infección o evitar que empeore. También puede reducir las posibilidades de transmitir la infección a otros.

Si se tiene una infección, es posible que se debas informar a las personas que podrías haber infectado. Tu médico o ginecóloga pueden ayudarte a determinar qué parejas deben ser informadas en función de la última vez que tuviste relaciones sexuales con ellas.

¿Qué DEBES HACER PARA prevenir las ITS?

No existe una forma segura de prevenir todas las ITS, pero hay cosas que podemos hacer para reducir las posibilidades de contraer una.

  • Lo más importante que puedes hacer es usar un condón cada vez que tengas relaciones sexuales. Los condones masculinos y femeninos pueden protegernos contra las ITS. Pero debemos tener en cuenta que los condones masculinos hechos de “materiales naturales”, como el intestino de oveja, no protegen contra las ITS.
  • Pregúntale a tu médico y/o ginecóloga, si hay alguna vacuna que debas tener. Si tienes 26 años o menos, puedes recibir una vacuna para protegerte contra el VPH, el virus que causa las verrugas genitales.
  • Si no has tenido hepatitis A o B y aún no te has vacunado,  también puedes recibir esas vacunas.
  • Si tu pareja tiene herpes, él o ella pueden reducir las posibilidades de infectarlo tomando un medicamento llamado valaciclovir. Consulta siempre a tu médico y/o ginecóloga.
  • Si tienes un riesgo muy alto de contraer el VIH, es posible que puedas tomar una píldora todos los días para reducir las posibilidades de contraer el VIH. Si estás interesado en esto, habla con tu médico y/o ginecóloga.

¿Qué esperas para poner estos consejos en práctica? No dudes asistir con tu ginecóloga de confianza para estar al tanto de tu salud sexual ¡Eres lo más importantes!

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *